español
 
ver Comparativa Histórica
HISTORIA EN COMÚN

« volver

LA BATALLA DE KINSALE, IRLANDESES Y ESPAÑOLES CODO CON CODO

La Nochebuena de 1601 los tercios españoles entran en combate contra los ingleses en el condado de Cork: La Batalla de Kinsale había comenzado con su rudeza.

Actual puerto de Kinsale

DESEMBARCO EN KINSALE

Felipe III envió una flota compuesta por 33 embarcaciones que partió del puerto de La Coruña el 2 de Septiembre de 1601 con los tercios de Juan del Águila y de Francisco de Toledo que sumaban 4432 hombres y cuyo objetivo era desembarcar y tomar la ciudad de Cork. La flota capitaneada por el Almirante Brochero se dispersó cerca de la isla de Ushant debido a un temporal, quedando dividida en tres partes. Nueve embarcaciones mandadas por Zubiaur con 650 hombres y la mayoría de provisiones regresaron a La Coruña, tres naves mandadas por Alonso de Ocampo llegaron a Baltimore y el resto mandado por Brochero buscó refugio en la población de Kinsale, donde desembarcaron los 3000 hombres al mando de Juan del Águila el 1 de octubre de 1601 ó el 22 de septiembre según el calendario juliano, mientras que las naves regresaban a España.

Juan del Águila decidió fortificar ambas riberas del río Bandon construyendo los fuertes de Castle Park y de Ringcurram. Las tropas españolas quedaron bloqueadas en Kinsale por las inglesas de George Carew, que contaba con 4000 hombres a los que se sumaron en el sitio, los 6000 infantes y 600 caballeros de Charles Blount y las naves de Richard Levison que cerraban la bahía. El día 10 de enero las tropas inglesas tomaron el fuerte de Ringcurram, custodiado por 150 hombres pero no pudieron tomar la ciudad.

EL SOCORRO A KINSALE

La ayuda pedida por Del Águila a España obtuvo sus frutos con el envío por parte de España de una nueva flota desde La Coruña mandada por Zubiaur que partió el 7 de diciembre con 10 naves, 829 hombres y abundantes provisiones. La flota se vio afectada por un temporal que le hizo perder 4 naves y desviarse de su rumbo, lo que la hizo arribar a Roaring Water, a 30 millas de Kinsale. Las nuevas tropas desembarcaron el 11 de diciembre y se fortificaron en Castlehaven para tratar de ayudar a los sitiados en Kinsale. Levison partió con 7 naves hacia Castlehaven, donde libró batalla con los españoles. Los ingleses contaban con cuatro galeones de más de 600 toneladas, mientras que los españoles tan sólo contaban con dos de 200 toneladas, de los cuales Levison hundió uno, pero una batería de 5 cañones le impidió entrar por el pasaje del puerto por lo que tuvo que retirarse.

Tras este acontecimiento los nobles irlandeses decidieron jurar fidelidad a Felipe III y entregaron a los españoles las fortalezas Dunboy y Donneshed y 550 infantes y una compañía de caballería. Pedro López de Soto que era quién mandaba las fuerzas terrestres en Castlehaven envió 200 hombres más, mientras que los condes de Tyrone y Tyrconnell reunieron 5500 hombres más en el norte de la isla, desde donde tuvieron que realizar una marcha de unas 250-300 millas en pleno invierno para llegar a Kinsale. Las fuerzas de socorro se unieron el 24 de diciembre en Banndan, a orillas del río Bandon, desde donde se dirigieron hacia Coolcarron, donde estaban acampadas las tropas británicas.

LA BATALLA

El día 24 de diciembre de 1601 en el calendario juliano o el 3 de enero de 1602 se produjo el encuentro de las tropas. Las fuerzas irlandesas se organizaron en tres columnas lideradas por Richard Tyrell, Aodh Ó Néill y Ó Dónaill para intentar llegar a su objetivo por la noche, pero su mala organización les impidió llegar antes del alba. Montjoy dejó algunos regimientos para que guardaran Kinsale y partió a su encuentro, que se produjo en una cresta dominada por Ó Néill. Éste necesitaba la ayuda de Juan del Águila o de alguna de las otras columnas para poder mantener la posición, pero visto la inmovilidad de sus aliados decidió internarse en los pantanos esperando que la caballería inglesa perdiera efectividad sobre aquella superficie. Aún así, las tropas inglesas consiguieron la victoria impidiendo la ayuda de Ó Dónaill.

Las tropas irlandesas huyeron mientras que las españolas lideradas por Ocampo intentaban minimizar las pérdidas. Cayeron 1200 hombres de la coalición hispano-irlandesa, de ellos 90 españoles y 52 más que fueron hechos prisioneros. Tan sólo 50 hombres consiguieron romper el cerco y llegar a Kinsale, mientras que entre los ingleses tan sólo hubo 12 bajas.

CONSECUENCIAS

El día 12 de enero capitulaba Juan del Águila ante Montjoy, lo que implicaba también a las fuerzas de Castlehaven, Donneshed (Baltimore), Donnelong (Sherkin) y Dunboy. Dos días después de la rendición, llegó a Kinsale Martín de Vallecina con refuerzos, pero ya era demasiado tarde. La rendición fue lo más honrosa posible, ya que los ingleses se comprometieron a prestar el transporte y víveres a las tropas españolas, así como a todos los irlandeses que lo desearan, además de poder conservar todas sus armas, dinero y estandartes. La mayoría de las tropas irlandesas regresó al Ulster, donde continuaron su lucha contra los ingleses hasta que Tyrone fue derrotado por Montjoy en Dundalk el 1603. Blount decretó una amnistía para los vencidos. El 13 de marzo de 1602 desembarcaron en La Coruña las tropas españolas y Juan del Águila, los 59000 escudos que tenía, los destinó a la creación de un hospital de campaña y asistir a los soldados.
La guerra entre españoles e ingleses terminó con el Tratado de Londres (1604).




Website design by CreaClick  .    ::   zona pubs   ::   zona idiomas   ::   zona turismo